Una de las nuevas figuras en el RGPD es el Delegado de Protección de Datos (DPO). Del inglés Data Protection Officer. En algunos casos, las empresas han de contar con un DPO. El DPO es una nueva figura profesional, especialista en protección de datos, cuya principal labor es informar y asesorar al responsable o al encargado del tratamiento y a los empleados que se ocupen del tratamiento de las obligaciones derivados de la normativa de Privacidad entre otras responsabilidades. Leer más